Si no le das importancia al mantenimiento de las diferentes partes que conforman tu auto, estás destinado a elevar los gastos por reparaciones de emergencia, accidentes, etc.  Debido a que el clutch es un sistema complejo de varias partes móviles, cuando una parte comienza a desgastarse, puede causar problemas con las otras partes con las que opera en conjunto.

El calor es uno de los peores enemigos del clutch. Esto especialmente importante reducir el calor para cuidar el embrague, la transmisión y el motor. Estos tres sistemas funcionan en estrecha colaboración y pueden sobrecalentarse fácilmente si se abusa de ellos o si el sistema de refrigeración no funciona correctamente. Su motor genera potencia, que se transmite a través del embrague a la transmisión y luego a su eje de transmisión, ejes y ruedas.

El termostato del automóvil mide la temperatura del motor. Presta atención a cómo se mueve el indicador de temperatura cuando conduce tu automóvil. Debe subir constantemente y luego mantenerse a una temperatura razonable.

Uno de los peores hábitos es mantener una pequeña cantidad de presión en el pedal del embrague cuando en realidad no se está accionando. Esto suele suceder cuando el pie del conductor descansa sobre él mientras el vehículo está parado o cuesta abajo.

Puedes tener avisos de que necesitas darle mantenimiento a tu clutch, algunos de ellos pueden ser el pedal se atasca, que vibra o suelto, chirridos cuando se usa, no acelera lo suficiente, dificultad para cambiar de velocidad, etc.

Llama a Del Valle Clutch y Frenos si necesitas un experto en el tema.